HISTORIA

Lo importante es hacer cada pequeña cosa con fe, amor y entusiasmo

Suor Maria Laura

TERESINA MAINETTI

Nacido en Colico (Lecco) el 20 de agosto de 1939; fue bautizada en la parroquia de Villatico, aldea de Colico, el 22 de agosto. Recibirá el sacramento de la Confirmación el 13 de octubre de 1948.

SU FAMILIA

A los pocos días de su nacimiento muere su madre Marcellina quien, aunque sabía que estaba arriesgando su vida, había querido llevar a cabo ese décimo embarazo. Papá Stefano se encontrará solo para educar a sus hijos, con la ayuda de su hija mayor Romilda, de tan solo doce años, pero su fe inflexible le permitirá afrontar la situación durante algún tiempo. Más tarde se volverá a casar con Martina Della Bianca y otros niños alegrarán a la ya numerosa familia. En octubre de 1951, gracias a la delicada atención de Sor María Amelia, Hija de la Cruz que era amiga de su madre, y a la generosidad de una señora, que pronto perdió a su amada hija Laura, Teresina pudo continuar sus estudios en Parma, en la Escuela de Enseñanza Media y en la Escuela de Magisterio dirigido por las Hijas de la Cruz.

SU JUVENTUD EN LA CONGREGACIÓN

En agosto de 1957 inició el Postulantado en Roma, en la Casa Provincial de las Hijas de la Cruz. Cuando ingresó al Noviciado en febrero de 1958, su nombre de religiosa será el de María Laura, ciertamente por gratitud a la madre de Laura, que le había permitido quedarse en Parma y conocer el carisma de las Hijas de la Cruz.

Sor María Laura hizo sus primeros votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia en Roma el 15 de agosto de 1959. En La Puye (diócesis de Poitiers en Francia) en la Casa Madre, el 25 de agosto de 1964 fue consagrada definitivamente con votos perpetuos.

SU VOCACIÓN

«Tienes que hacer algo hermosos por los demás»

Ella misma relata su vocación con motivo de un encuentro vocacional: “Se entra en la vida religiosa fundamentalmente por Cristo, descubierto como “la perla preciosa”, como el “tesoro”. Es Él, Dios, quien llama. No somos nosotros los que elegimos primero. Inicialmente es un sentimiento de ser amado por Dios, un sentimiento de ser mirado con confianza. Se establece una relación interpersonal con él: todos los demás bienes, otras relaciones, sin ser negadas ni despreciadas, se posponen a Cristo, en él encuentran el lugar que les corresponde. El camino de mi vida religiosa es muy sencillo. Yo era muy joven… Un día durante la confesión un sacerdote me dijo: «¿Pero qué quieres hacer en la vida?». Nunca lo había pensado: tenía muchos amigos y amigas, uno en particular «estaba detrás de mí» y me seguía diciendo que me amaba más que a las demás … Inmediatamente respondí al sacerdote, pero no sé quién me lo sugirió (creo que el Espíritu Santo que está dentro de mí): “Creo que debo hacer algo hermoso por los demás”. Y el cura: “Entonces piensa bien. ¿Cómo? Tienes que hacer algo bonito por los demás”. Había un imperativo en esta frase: además, su resonancia en mí me llenaba de alegría. Sentí que le daría pleno sentido a mi vida.

En su pueblo, una comunidad de Hijas de la Cruz

En mi pueblo estaban las Hijas de la Cruz: las vi sonrientes, generosas, siempre disponibles. Pensé que el Señor quería que fuera hermana, Hija de la Cruz. Tras algunas dificultades familiares, no excesivas en ningún caso, esa fue mi elección…

 Hija de la Cruz significa que la CRUZ es mi Madre. No esa cruz de madera que ves colgada en la pared. Pero yo soy la esposa, hija y hermana de Jesús, no crucificado y muerto, sino vivo, resucitado, que me ve, me escucha, me ama aunque no lo vea con estos ojos. Es todo para mí. Es mi Tesoro, el Amor de mi vida y soy un poco como una niña, aprendo todo de Él, de su Evangelio”. Y fue LUZ

Mujer de humanidad y fe


La hermana María Laura realmente hizo «algo hermoso por los demás». Pronto aportó su carga de humanidad y espiritualidad entre los niños, como maestra en la Escuela Primaria en las comunidades de Vasto (CH), Roma, Parma y Chiavenna (SO). Se especializó en fisiopatología y trabajó en la E.N.A.O.L.I. Acompañar gentil y cariñosamente a niños con algunas dificultades intelectuales-conductuales, huérfanos de uno de sus progenitores.

En Chiavenna, con competencia y dedicación, dirigió el internado de estudiantes; para estar preparada y dar lo mejor de sí misma en esta misión, asistió con frecuencia a exigentes cursos de actualización y capacitación. Siempre abierta e implicada en la vida eclesial, en cada parroquia fue catequista, compañera en el camino de los jóvenes, siempre disponible para escuchar y servir a las familias que lo solicitaran.

También ayudó discretamente a los padres en dificultad por algún hijo de que era esclavo del alcohol o las drogas. Todos los días encontraba la manera de visitar a los enfermos, a los que estaban solos, a los ancianos; fue diligente ministro extraordinario de la Eucaristía y todo con discreción, en silencio, con una sonrisa constante.

Habitada por la Palabra

La Palabra de Dios había orientado su vida: «… amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios: quien ama es engendrado por Dios… porque Dios es amor… si Dios nos amó así, también nosotros debemos amarnos unos a otros. Nadie ha visto jamás a Dios; si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros… Y hemos conocido y creído en el amor de Dios que está en nosotros. Dios es amor; el que permanece en el amor permanece en Dios y Dios permanece en él” (1 Jn 4,7-16).

“DEBES HACER ALGO HERMOSO PARA LOS DEMÁS”: queste estas palabras dieron un giro decisivo a la vida de Sor María Laura, un rumbo y un contenido nuevo. Para ella era una invitación, un programa, un envío, un imperativo. Toda su vida aparecerá coloreada e iluminada.
Aquí se le abre un camino que a veces es duro, agotador, pero siempre lleno de luz y alegría, tanto que confiesa a una amiga poco antes de morir:

“Estoy muy feliz… ya he experimentado el Paraíso en la tierra”.

“Los Otros son mi Jesús”

HIJA DE LA CRUZ

Vivió profundamente y radicalmente el carisma de su Familia religiosa. Para comprender a Sor María Laura es necesario comprender el valor que tenía para ella ser Hija de la Cruz. Desde el 15 de agosto de 1959, día de su primera Profesión religiosa, firmaba con su nombre completo. “Suor Maria Laura Figlia della Croce” y estaba orgullosa de ese título.

Como dicen las Constituciones de la Congregación:

“Llevamos el nombre de Hijas de la Cruz que significa para nosotras nuestro enraizamiento en el misterio de Cristo y debe inspirar toda nuestra vida.
Nos llama:
– a contemplar al Padre que tanto amó al mundo que le entregó a su Hijo único,
– a seguir a Cristo que se entregó para congregarnos en una multitud de hermanos,
– a acoger al Espíritu, don del Padre y del Hijo Glorificado, Fuente de vida nueva,
– a tomar parte en la construcción de la Iglesia que nace del Corazón abierto de Jesús.” (EV 6).

Así Sor María Laura justificaba el nombre que llevaba, refiriéndose al período histórico en el que nacieron las Hijas de la Cruz: «… precisamente porque nacieron en una época de sufrimiento, de oscuridad, al final de la Revolución Francesa, sólo la cruz podía traer luz y esperanza.» De hecho, el Fundador, San Andrés Huberto Fournet, había escrito: «Cruz, fuente de luz y de vida, océano de misericordia, origen de la gracia».

Acogiendo el amor del Señor Crucificado Resucitado 

Un giro decisivo para Sor María Laura que encontró su tesoro en la Cruz, la mayor revelación de un amor sin límites y, en la sencillez de su vida, cumplió la Palabra: «… que no me gloríe sino en la cruz de nuestro Señor Jesús Cristo «(Gal 6,14).
Escribirá: “… el Vía Crucis para contemplarte, para acoger tu amor, amor crucificado, en lo más profundo de mi existencia”.

Realmente para ella, como dice el Papa Benedicto XVI:

“En el inicio de ser cristiano no hay una decisión ética ni una gran idea, sino el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da a la vida un nuevo horizonte y con ello la dirección decisiva”.

En este camino, María Laura se dejó acompañar por MARÍA, la Madre del Crucificado: “Madre con el corazón traspasado, en pie junto la Cruz, vivió su Sí hasta el final, en su humilde puesto, firme en su fe… comprendió mejor que nadie el corazón de su Hijo y nos introduce en él” (EV 5).

Ella misma actualiza estas palabras en su acción diaria: «Como María al pie de la Cruz, estamos llamados a estar cerca de los ‘crucificados’ de nuestro tiempo para compartir, servir, evangelizar las miserias que encontramos en nuestro camino».

Pero la Cruz, para ser comprendida en profundidad, debe verse en su realidad de gloria: la Resurrección. Sor María Laura lo siente en sí misma como fuerza vital; lo define “… ¡verdadero Bing Bang! Es una ola explosiva que recorre el mundo y los hechos de la historia desde hace 2000 años, dándoles sentido”. Sí, el Crucificado Resucitado cambió su vida, dándole fuerza y dirección. No puede guardarla para sí misma, quiere comunicar esta luz, este poder y su vida se convierte entonces con Él en la fuente de vida, de creación, de resurrección.

Sor María Laura, Hija de la Cruz, hoy puede ser un mensaje de resurrección para esta humanidad herida y desesperada.

Suor Maria Laura con i "suoi" giovani

 

SOR MARIA LAURA
Y “SUS JÓVENES”

Sor María Laura, hablando de los jóvenes, dice:
«Único propósito de mi vida».
¿Por qué esta predilección?

 

En otro pasaje especifica:
«… en la sociedad actual son los más pobres entre los pobres porque se les influye fácilmente”.

Sí, pobres porque muchas veces están desorientados, desarraigados, frágiles, plagiados, sofocando un grito tácito de vida. Ser tu mano, su gesto, tu extensión. Siente el impulso de acompañarlos y le pide ayuda a Jesús:

“Mt 9, 36 se describe la situación de la multitud: desorientada, sin pastor. Incluso hoy es así, especialmente los jóvenes no tienen puntos de referencia. ¡Jesús hace algo! – Comprendamos cómo ser tu mano, tu gesto, tu extensión – Danos tu espíritu de Luz – ¡Danos la sabiduría y la inteligencia que viene de Ti! La multitud desorientada despierta la compasión de Jesús y provoca una oración al Padre y el envío de discípulos en misión”.

Supo amarlos, creyó en los jóvenes, hasta el punto de dar la vida por ellos. Se sentía cómoda y le encantaba pasar tiempo con ellos tanto en reuniones organizadas como informales. Consciente de su pobreza, oró:

“Jesús, ayúdame a reconocerte en ellos, a conducirlos hacia ti”.

Sí, Sor María Laura estaba entre los jóvenes, para los jóvenes. Es difícil decir qué tipo de persona los atrae, ciertamente hay que ser auténtica, y sor María Laura era una mujer auténtica. Necesitan una verdad «encarnada». Pero para ser verdad y de fondo, en nuestro tiempo que favorece la apariencia, lo virtual, lo relativo, se necesitan puntos fijos: su punto fijo era Jesucristo.

María Laura siempre se había mantenido joven, porque la juventud no es un hecho ligado a la edad, sino al corazón: era un corazón joven entre los jóvenes. Su juventud tenía un secreto: vivía en el don de sí misma y en el encuentro diario con Jesús, vivo en la Eucaristía y en el hermano a quien amar. Existen numerosos testimonios de los propios jóvenes sobre este aspecto:

“… El banal periódico en sus manos se transformaba en ORO porque amaba. Se sentía atraída por Jesús porque lo veía”.

“En una época terrible en la que no tenía familia, ella era la única persona que me quería, me cuidaba… pasaba las noches junto a mi cama, mientras yo lloraba de desesperación; nunca me abandonaba, creía en mí”.

“Estaba a mi lado para acompañarme, para velar, para orar, para mostrarme el camino; Yo la llamaría «monja fronteriza». Sin aspavientos, con humildad, iba donde los pobres, todos los tipos de pobres lo necesitaban”.

 

 

 

Quienes se acercaron a ella se sintieron atraídos por los valores que iluminaron su vida.

Luogo del martirio di Suor Maria Laura oggi meta di pellegrinaggio


SU MUERTE

El 6 de junio de 2000 fue trágicamente asesinada en Chiavenna (Sondrio) por tres menores y se habrá reunido con su esposo.

Suor Maria Laura con i "suoi" giovani

Es una de esas raras figuras, que demuestran que no todo es materia, interés personal, dinero, consumo. Mientras existan estas figuras, la esperanza en el futuro no muere. Son las luces del mundo”.

Dr. G. Avella, Fiscal de Sondrio

Suor Maria Laura ascolta i "suoi" giovani

Para obtener más información sobre la vida y obra de la hermana María Laura, visite el sitio web
www.figliedellacroce.it e www.fillesdelacroix.com o www.hijasdelacruz.com

BIBLIOGRAFÍA:

DESCARGAR

Te estamos esperando
domingo 6 de junio de 2021!